Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS PILARES DE LA TIERRA (Ken Follet)

20071030220527-pilares.jpg"Una de las pocas aportaciones constructivas que hemos tenido en el foro, propuso que hiciéramos una sección sobre libros en El Rincón del Mito. Para celebrar tan señalada ocasión no se nos ocurrió cosa mejor que ¡borrar accidentalmente el mensaje! Sin duda el error merecía una compensación, y no se nos ha ocurrido otra mejor que hacer caso a su propuesta..."

by Lizzarking


¿A santo de qué una nueva sección en El Rincón del Mito y por qué este libro?

La verdad es que Los Pilares no es uno de mis libros favoritos, a diferencia de las obras que han inaugurado las secciones de música y cine.

Sin embargo, han influido tres factores para inaugurar con éste libro la nueva sección: 1. que precisamente se citaba este libro en el mensaje que nos proponía abrir esta nueva sección, 2. que recientemente alguien me ha preguntado acerca de este libro y se quedó atascado en las primeras 70 páginas, y 3. porque es un libro de puta madre y uno de los mayores best sellers de las últimas décadas –hasta hace poco seguía vendiendo 50.000 ejemplares semestralmente sólo en USA- y para muchos lectores el mejor libro de su vida… cosa que aunque no comparta, merece un cierto respeto.

Por eso, sin más preámbulos vamos a hablar un poco de este libro, que es tan largo como sorprendente y entretenido, si se le da un poco de carrete y se tiene un poco de paciencia con un inicio quizá no demasiado trepidante.


¿ De qué va esto?:

Los pilares de la tierra es un libro ambientado en la edad media que nos sitúa en el ojo de un huracán de venganza, codicia, lujuria, amor, odio, fortaleza, debilidad, desesperación, fe y escepticismo en el que la mano invisible del destino juega con las vidas y la fortuna de los personajes.

Vamos, que es un culebrón pero bastante entretenido, muy inteligentemente hilado y muy bien ambientado.

Se ha dicho despectivamente que es un libro sobre la construcción de una catedral. Lo cierto es que ello es sólo el telón de fondo, el escenario de las diferentes historias que se suceden y entrelazan, pero no es un libro monográfico sobre la construcción de una catedral.


¿Y no es más largo que un día sin pan?

Algo que hay que comentar desde el inicio es que es un libro que se asemeja mucho más a una serie por capítulos que a un libro. Por ejemplo: puede haber historias relativamente largas, como por ejemplo la omnipresente trilogía de El Señor de los Anillos, en las que hay claro un objetivo desde el principio hasta el final, y todo lo que pasa por el camino es parte de esa trama central.

Sin embargo en Los Pilares lo que el autor quiso es reflejar una serie de historias que abarcan tres generaciones de personajes y que tienen lugar durante la construcción de una catedral. Esto te hace reflexionar sobre la trascendencia que tiene la construcción de un edificio que tarda tres generaciones en terminarse. Sin embargo, esa construcción, como decía, no es ni mucho menos el objetivo central del libro al que contribuyen las historias que se relatan, sino un mero telón de fondo. Estas historias son autónomas de la construcción aunque estén íntimamente ligadas a ella en algunos casos.

En Los Pilares hay muchísimo más que la construcción de la jodida catedral: hay ataques y asedios a castillos, batallas explícitas en campo abierto, guerras civiles, incursiones de asesinos en territorio enemigo para matar a una sola persona, intrigas palaciegas y monacales, sexo explícito, amor y desamor, desafíos de inteligencia entre dos o más personajes y mucha violencia de diversos tipos: física, sexual y psicológica.

Las historias que cuenta van yuxtaponiéndose en el tiempo, pero tienen su principio y su final. Por eso considero que se parece más a una serie por capítulos que a una película, lo que permite llegar al final de las 1.039 páginas que recoge la edición de Plaza y Janés en castellano sin la sensación de haber corrido una maratón.

Y es que, como todo, es relativo decir que es un libro largo. Es como si decimos que una temporada de una serie como 24, es larga… si pretendemos ver los 24 episodios todos seguidos, te llevaría un día entero y probablemente terminarías más grillao que el propio Jack Bauer, pero si no se hacen excesos, una temporada de esa serie resulta muy amena. Con Los Pilares pasa lo mismo, con la ventaja de que las historias son autoconclusivas, aunque estén relacionadas.

Por ejemplo: el ataque al castillo de un conde que conspira para derrocar al rey, es algo que no guarda una relación directa con la construcción de la catedral, pero es una pieza que encaja perfectamente en el puzzle de historias que nos regala Ken Follet. Esa historia empieza y termina con el resultado del ataque, y continúa con otra historia que puede no tener mucha relación, aunque al final todos los hechos y personajes terminen entrelazándose. Esto permite ir atacando el libro de una manera escalonada, poco a poco, historia a historia, lo que hace amena una obra de más de 1.000 páginas.


¿Te puedes desmoralizar antes de terminar el último capítulo?

Es cierto que tras el impactante prólogo, el primer capítulo dedicado a presentarnos a uno de los primeros protagonistas, el maestro constructor (una mezcla de abañil y arquitecto) Tom Builder, su familia, su caída en desgracia y sus desventuras.

Yo siempre digo que no puede juzgarse un libro hasta que no lleves al menos 70 páginas. En el caso de Los Pilares, la inexistencia de una trama central que nos centre la atención y nos alente aunque veamos que parece que no avanzamos dado el grosor del lomo, es algo que puede hacer un poco menos impactante el primer capítulo.

Sin embargo, merece la pena ver qué le pasa a esa familia, aunque sólo sea para poder disfrutar y comprender todas las historias que vienen a continuación.

De hecho, la cosa no empieza a ponerse bien hasta el segundo capítulo centrado en otro de los protagonistas del libro, el monje Phillip, que va a ser testigo de la primera de muchas conspiraciones que pueblan las páginas de Los Pilares, en este caso, una conspiración para derrocar al nuevo rey.

La verdad es que a mí no me pareció lento el principio, ni me resultó farragoso: no me aburrí en una sola página, pero ante la evidencia de conocer alguien que sí, sólo puedo decir que merece la pena darle un poco de carrete al libro, porque la verdad es que aunque el principio a mi también me gustara, lo cierto es que el libro empieza a ponerse interesante y la acción se acelera vertiginosamente a partir de la mitad del segundo capítulo.


¿Y los personajes?

En mi opinión, una buena historia necesita de personajes que tengan la profundidad suficientes para hacerles verosímiles: para que nos creamos que alguien así pueda haber existido, y que tanto si nos cae bien como si mal, nos genere emociones como la de sentirnos identificado, encariñarnos o aborrecerle.

La personalidad de cada personaje es muy marcada y muy distinta. Incluso los malos son muy diferentes entre sí. Desde el bonachón y atribulado Tom Builder al íntegro y astuto monje Phillip de Fareham, nos encontramos con el mezquino William Hamleigh, con la impresionante y maciza princesa Aliena -y sus turgentes senos que el autor nos describe con detenimiento a lo largo de todas las fases de su vida-, con el bobo de su hermano Richard, con su orgulloso pero desafortunado padre, con el trepa taimado y carente de escrúpulos sacerdote Waleran Bigod, con la sensual y anárquica mujer del bosque Ellen, con su inteligente e idealista hijo Jack, con al menos cuatro reyes o aspirantes a ello distintos, medio convento de monjes, hombres de armas, compañeros de viaje, mercaderes sarracenos de Toledo convertidos al catolicismo y sus hijas cachondas, prostitutas, guardabosques, artesanos…..

Uno de los mayores logros de Ken Follet con este libro es precisamente que los personajes son mostrados desde una perspectiva bastante neutra. Luego a lo largo de la trama el lector va viendo quiénes son los buenos y quienes son los malos, pero es algo que no surge desde el principio. Todo lo contrario: los personajes muestran la motivación que los mueve y están descritos desde dentro de la conciencia de cada uno… y en la conciencia de cada uno todos somos inocentes. Cuando conocemos las razones y las motivaciones de cada uno, aunque veamos que está equivocado, comprendemos y tendemos a tolerar un poco más un comportamiento erróneo. Esto es lo que te hace identificarte con algunos personajes que luego ves que son alimañas, así como aborrecer a algunos otros que luego comprendes que no son tan horribles.

Los personajes son uno de los mayores activos del libro, por tanto, pero las historias y circunstancias que los rodean son el combustible que hace que la máquina funcione a lo largo de los capítulos.


¿Pero la historia está contada en estilo narrativo clásico o moderno?

Como os podéis imaginar, ningún best seller hoy en día puede llegar al gran público si no tiene los ingredientes que triunfan en los medios de difusión mayoritarios, como el cine o la televisión: el sexo, la violencia, el amor, la venganza, la obstinación y en general las pasiones humanas más crudas e intensas.

Si Los Pilares fuera una película, entraría directamente en la categoría de No Recomendada para menores de 18 años, aunque atendiendo a algunas escenas, en USA la calificarían como X. Desde las –pocas pero fuertes- escenas de sexo explícito, entre las que destaca la violación más aterradora que jamás me hayan contado, hasta las escenas de violencia física de las batallas o asesinatos, e lector es bombardeado con emociones fuertes que impactan y te hacen recordar al libro y a los personajes. Personalmente considero que un libro resulta más impactante que una película, porque las cosas que imaginamos tienden muchas veces a magnificarse, por eso este libro es bastante jebi.


¿Pero no terminará siendo una total tomadura de pelo, no?

La verdad es que no. Hombre, quizá sobran las 3 últimas páginas, pero estas vienen a ser una especie de epílogo cuando ya todas las tramas e historias han terminado, y es un epílogo prescindible que no altera ni la historia ni el final de la misma, y que desde luego no empaña la sensación que te deja el libro.


¿Entonces dices que merece la pena?

Sin duda. Es una manera inmejorable de disfrutar durante un mes o dos con unos personajes, un ambiente y unas historias a las que terminas cogiendo cierto cariño, y al tratarse de diferentes “episodios” –aunque no siempre estén separados por capítulo- se hace bastante ameno. Sólo hay que darle un poco de carrete al principio –en mi caso ni siquiera esto- y en seguida te verás sumergido en la Inglaterra de hace 1.000 años en un torbellino de pasiones humanas dirigidas por el destino, el azar, y las menos de las veces, por la planificación y sacrificio de sus personajes que luchan por sobrevivir y hacer realidad sus proyectos...


Lizzardking


30/10/2007 22:05 elrincondelmito #. LIBROS

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: lordkull78

un gran libro si señor, yo lo lei cuando no habia saltado todo el boom k luego ha traido detras, asi k puedo decir k no lo lei por la moda, sino por gusto.
invito a leer la continuacion k quizas pierde un poco de la frescura del primer libro aun asi es una lectura mas que recomendable.

por cierto agradezco k se tuviese en cuenta mi sugerencia de abrir esta seccion.
y de paso recomiendo la lectura de la saga cancion de hielo y fuego,una saga que quizas no es tan conocida como otras pero que supera a muchas en calidad.

Fecha: 15/12/2009 01:20.


Autor: Metaltxuan

Ya sabes como funciona esto:tu me lo prestas ,yo lo trato de leer y si me impacta lo suficiente-tanto para bien como para mal- para forzar mi pereza...tendrás un análisis en consecuencia... palabrita...

Fecha: 16/12/2009 09:45.


Autor: lordkull78

jajaja ni lo dudes, mi blibioteca personal esta a tu disposicion cuando kieras, eso si ya sabes tapas,hojas,volumen,tacto, etc etc etc,nada de tecnologia.

Fecha: 16/12/2009 14:36.


Autor: Metaltxuan

De momento amigo mio... de momento...

Fecha: 19/12/2009 14:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris